sábado, 8 de enero de 2011

energia vital


Principios fundamentales
Todo individuo posee una fuerza o energía que mantiene su vida. Esta fuerza a lo que se llama "ENERGIA VITAL" se la podría comparar a la cuerda de un reloj que lo mantiene en funcionamiento hasta que se agota. El sistema nervioso es el distribuidos de la energía vital y se encuentra concentrada en el cerebro y la médula espinal. Todos nacemos con un caudal de esta energía vital y es responsabilidad de cada uno de nosotros el cuidarla y distribuirla de la manera más sabia. Nadie puede alargarla de modo que su vida se alargue más de lo que originalmente podía hacerlo; de la misma manera que no se puede alargar más una pila que está siendo usada al máximo de su rendimiento. Esta energía es la que hace posible el restablecimiento de la salud ante los diferentes organismos enfermos, sin importar cual sea la dolencia y, por lo tanto, en ella está la verdadera "panacea" de la curación; no en médicos, ni en remedios, ni medicinas, etc.
Desde el punto de vista fisiológico la energía vital se debilita por anormal funcionamiento del aparato digestivo, pulmones e inactividad de la piel, provocando una intoxicación progresiva y envenenando y enervando nuestro organismo. Cuando el organismo, además, es envenenado por medicamentos no afines a las células del ser vivo, la toxemia hace que la energía vital del individuo sucumba y no haya remedio posible.
Formas de restablecer la energía vital
La energía vital puede ser restablecida por medio de descongestionar el interior del vientre de la fiebre interna. Esto se logra dirigiendo el tratamiento de la siguiente manera: 1) eligiendo la aplicación hidroterápica más idónea que produzca fiebre curativa según el caso y 2) refrescando el aparato digestivo con dieta adecuada refrescante basada principalmente en frutas, ensaladas y hortalizas tiernas, siempre todo en crudo y bien compatibilizado.
La energía vital produce las crisis curativas
Como ya se ha explicado toda enfermedad no es más que un esfuerzo de la energía vital del individuo por volver a la normalidad funcional que es la salud. De modo que si una persona sigue los pasos antedichos para restablecer su energía vital verá como en su organismo se presentan una serie de reacciones o "crisis curativas" cuyo propósito es restablecer la salud.
Estas crisis se pueden presentar de muy diferentes formas: dolores, fiebres, erupciones en la piel, catarros nasales, diarreas, tumores, ezcemas, etc. Estas crisis de purificación se producen mediante eliminación de residuos por los emuntorios principales o secundarios. Estos actúan como esponjas y recogen de la sangre materia extraña para su descomposición y eliminación. De aquí se deduce la gran equivocación de la medicina química que siempre procura sofocar el síntomas o suprime estas actividades eliminatorias confundiéndolas con algo peligroso para el organismo. De modo que el recorrido que debemos hacer para conseguri la salud consiste primero en nutrir nuestra energía vital mediante sangre pura producida por buenas digestiones y en segundo término favoreciendo las eliminaciones de residuos tóxicos mediante crisis curativas o enfermedades beneficiosas.