miércoles, 5 de enero de 2011

la acupuntura en la enfermedad


La enfermedad, según la teoría de esta doctrina,
solo puede manifestarse en un terreno frágil,
y su duración, temporal o prolongada, varía
según el grado de deterioro del individuo.
Debido a esto la actitud terapéutica deberá
tender esencialmente a no obstaculizar la
puesta en movimiento de los sistemas de defensa
que el individuo posee, excepto en los casos en
que el organismo es incapaz de responder
por sí mismo.
De esta manera, se actúa a favor del paciente,
mejorando su bienestar interno y general, no
solo curando los síntomas de su enfermedad.
La Acupuntura no busca solo eliminar el dolor
momentáneo, sino retirar las causas que permitieron
su aparición. Es una medicina integral, humana,
preocupada por el hombre y su vida más allá del
simple tratamiento médico de un malestar. Para
determinar el tipo de agujas y la zona del cuerpo
que requiere tratamiento, el especialista dirige
su atención al estado fisiológico y también a su
estado psicológico. Una vez recogida toda la
información necesaria mediante un exhausto
interrogatorio y palpación del cuerpo, la
reúne y analiza en forma conjunta, para describir
la situación de la persona e indicar su desequilibrio,
que puede ser tanto corpóreo como sutil.
Los desequilibrios energéticos del paciente se evalúan
según sus tendencias Yin o Yang, y su predisposición a
contraer enfermedades. Estas tendencias se identifican
por actitudes y posturas que cada uno asume.
Mientras que los signos Yin son la quietud, lentitud,
las maneras frágiles, los gestos desvaídos, el cansancio,
debilidad y la falta de entusiasmo; los signos Yang son
la agitación, las maneras activas, gesticulaciones
excesivas y los movimientos rápidos.
Además existen ciertos índices físicos; los pacientes
que presentan la lengua pálida, húmeda y esponjosa,
de piel pálida, sudor frío, con hipotensión poseen
una clara tendencia Yin, mientras los que presentan
la lengua roja y seca, cara y piel colorados
y hipertensos tienen una tendencia Yang muy marcada.
El diagnostico de la Medicina Tradicional China,
no da como resultado una enfermedad específica,
porque la lógica del sistema es organicista.
Esto significa que ordena síntomas y signos
de enfermedad en una configuración total que
provee el marco para determinar el tratamiento necesario.
La acupuntura, en pocas palabras, se dedica a estudiar
cuidadosamente al paciente para descubrir que es exactamente
la causa de la enfermedad y así poder eliminar esta debilidad orgánica.