lunes, 11 de abril de 2011

AUTOMASAJE CURATIVO I

El masaje se dan con las propias manos, tú te conviertes en tu propio médico, se trabaja especialmente con los dedos índice, medio y anular, el medio o corazón es el más importante pues posee mucha más energía que los otros. Lo ideal es hacerlo de pie, con las piernas ligeramente flexionadas, para evitar el cansancio y el dolor en la zona lumbar, con los ojos cerrados para sentir cómo está tu salud.
Ojos: Comenzamos por hacer círculos repetidos alrededor, han de ser movimientos profundos, sintiendo los puntos dolorosos, estos siempre nos hablan de bloqueos o zonas que no están sanas, este masaje es muy bueno en los problemas de cualquier índole en los ojos (ojeras, miopía, catarata, glaucoma, astigmatismo, vista cansada, conjuntivitis).
Nariz: repasamos toda la nariz, desde la base hasta la raíz, en toda su extensión, y en la base, a ambos lados de las aletas nasales, hacemos círculos en un punto del meridiano de intestino grueso( IG 19) sirve para combatir sinusitis, alergias, gripes, nariz obstruida, etc.
Frente: con los cuatro dedos de una mano derecha arrastramos la piel de la frente desde la sien del lado izquierdo a la sien del lado derecho, también con la mano izquierda, repetimos varias veces, estos movimientos nos ayudarán a relajar la mente, aliviará los problemas oculares y los dolores de cabeza.
Cráneo: pasamos ambas manos a los dos lados de la cabeza, por encima de las orejas, como si nos estuviésemos peinando, haciendo círculos profundos y lentos, aquí trabajamos el meridiano de la vesícula biliar, repetimos este peinado de delante hacia atrás en toda la cabeza, insistimos en los puntos dolorosos, es especialmente importante la línea media central , al altura de la punta de las orejas esta Du Mai 20, es el punto conocido vulgarmente como coronilla (donde le ponen la corona a los santos), este punto suele ser doloroso cuando hay mucha energía en la parte de arriba del cuerpo, esto es por exceso de preocupaciones o estudios. Otro punto a masajear es la base del occipital, por detrás, en el cuello, y en la raíz misma de este hueso, hay dos puntos simétricos y a ambos lados de la línea media, llamados la puerta del viento, debemos masajearlos bien todos los días para impedir que el viento externo entre en nosotros, suelen ser puntos dolorosos en caso de estrés o de contracturas cervicales.



.