viernes, 29 de abril de 2011

Feng Shui ; acupuntura para las casas y negocios I

La sabiduría milenaria china es innegable. Ha aportado grandes inventos a la humanidad: La brújula, el papel, la imprenta, la pólvora, son algunos ejemplos que han contribuido para el desarrollo de la sociedad. Pero no sólo en el área de la ciencia han dejado sus huellas, también en la filosofía y la salud: La Medicina Tradicional China, la Acupuntura, el Chi Kung, el Kung Fu, el Tai Chi Chuan, el Tao y el Feng Shui…

¿Has considerado que la distribución de tu casa o tu oficina puede ser la causa de la falta de armonía y prosperidad? ¿Crees posible que, haciendo cambios físicos en tu entorno las relaciones y los resultados de tus negocios puedan mejorar?
Aire y agua, los dos elementos fundamentales de la naturaleza, movimiento y energía que tienen relación con todo lo que forma nuestro entorno. El complejo sistema de fuerzas que opera en nosotros y a nuestro alrededor es, finalmente, una composición –un flujo- de aire y agua.
El Feng Shui (se pronuncia fun shoi en cantonés, y fun shoí en mandarín), apareció hace unos 3.000 años (algunos mencionan 7.000 años). No está basado en principios religiosos, pero sí profundamente místicos como el Tao, más no en el taoísmo. Tiene sus bases científicas en la meditación, en la física y las matemáticas.
Feng Shui significa literalmente “Viento y Agua”. Esta tradicional y milenaria disciplina china nos ayuda a comprender cómo funciona el sistema de energías a nuestro alrededor, y a adecuar el entorno para crear armonía en los espacios en que habitamos, trabajamos o nos reunimos.
El Feng Shui nos enseña cómo vivir en armonía con nuestro propio entorno, y representa un conjunto de conocimientos profundos que tienen sus raíces en la observación de las fuerzas y formas que rodean a la naturaleza. Feng Shui es resumido por los maestros antiguos como el arte de encauzar y conservar el Qi o energía vital, en un intento de mejorar las condiciones ambientales que fomentan la vida, la salud y la armonía general.