viernes, 6 de mayo de 2011

Feng Shui ; acupuntura para las casas y negocios IV

ambito de aplicación

El estudio profundo del Feng Shui puede acercarnos a la comprensión de la energía ambiental en sus múltiples aspectos, un hecho que puede permitirnos encontrar lugares sanos que promueven nuestra vitalidad o salud esencial, base principal de otros logros. El Feng Shui debe ser entendido como una herramienta para plantar nuestras mejores semillas en los terrenos más fértiles, considerando como base fundamental del proceso, el respeto y armonía hacia la naturaleza y la vida que nos rodea.
Existen solamente dos ámbitos de aplicación:
1.Yin-chai , que hace referencia a las "viviendas de los muertos", o sea, las tumbas. En la filosofía china tradicional se considera que hay una continuidad, un vínculo energético entre los integrantes de una misma familia que no se disuelve con la desaparición física. En occidente llamamos a esto "herencia genética" y la identificamos con los genes. Cualquier ser humano, lleva en su cuerpo los genes que pertenecieron a las células de los padres, abuelos y tal vez bisabuelos. En otras palabras, hay una parte de ellos y de todos los demás antepasados que sigue vivo en cada uno de nosotros. En virtud de este vínculo energético inevitable e indisoluble, la ubicación de las tumbas era tan importante como la ubicación de las viviendas. Yin-chai es una práctica muy poco aplicable hoy incluso en oriente, ya que con la introducción del budismo en China, los hábitos funerarios se han modificado.
1.Yang-chai, se refiere naturalmente a las viviendas de los vivos, y es la aplicación del Feng Shui a palacios, edificios, templos y viviendas. Cabe aclarar que no hay otros ámbitos válidos de aplicación: el Feng Shui no se aplica al cuerpo (la metafísica china aplicada al cuerpo se llama Chi-Kung y ya está inventada desde hace siglos), ni a la comida, ni a los peinados, ni a la indumentaria.
Casas o tumbas es lo único que, en rigor, pueden ser Feng Shui.
Muchas de las características del Feng Shui están basadas en principios lógicos y estéticos, donde el sentido común y la búsqueda de la belleza son muy importantes, además existen otras variables que se sirven de los ciclos de tiempo o las líneas magnéticas de la tierra.
Los consultores de Feng Shui aplican generalmente este arte a la mejora de la salud, los ingresos
economicos, la capacidad de estudio o el encuentro de mejores relaciones, ya sean personales o comerciales, etc.
Para los sabios taoístas el Feng Shui tiene su propio marco de actuación, englobándose dentro de lo que se llama “suerte de la tierra”, es decir, la influencia del entorno sobre la vida de las personas.
Además de esta influencia se tiene en cuenta lo que ellos llaman el Qi del cielo (características innatas desde el nacimiento) y el Qi del hombre (su esfuerzo, dedicación y tesón personal).
Como puede desprenderse, el Qi de la tierra es un factor que interfiere en los demás, pero no es un hecho final y absoluto, por tanto el Feng Shui ha de verse como una interrelación o ayuda a otros factores. Los chinos llaman a estos factores “las tres suertes”, denominando Ren Chai a la suerte del hombre, Tien Chai a la suerte del cielo y Ti Chai a la suerte de la tierra.