lunes, 9 de mayo de 2011

Feng Shui ; acupuntura para las casas y negocios IV

El arte del Feng Shui

El Feng Shui es un arte muy antiguo y sus prácticas profundas. Algunas personas confunden sus principios con rituales o supersticiones propias de la cultura china o una decoración oriental, otros se aprovechan comercialmente para vender todo tipo de fetiches y artículos extraños, no necesariamente útiles para su práctica.
Encontrar una vivienda atestada de borlas rojas, monedas chinas, patitos mandarines, cristales u otros objetos, no siempre significa tener un buen Feng Shui.
Aunque es cierto que en Feng Shui pueden utilizarse algunos artículos como surtidores de agua, ciertos elementos naturales y otros objetos, su práctica no puede reducirse únicamente a comprar objetos para arreglar distintos problemas, en general, los principios más importantes tienen que ver con la distribución física, los recorridos de energía, la orientación magnética, el uso y actividad de las estancias y lo que se denomina factor tiempo.
Un buen practicante del arte, puede recomendar la construcción de una vivienda en un momento de tiempo dado, elegir una zona física saludable, orientar las vistas y puerta principal hacia una dirección magnética concreta, aconsejar a nivel interno la mejor ubicación de pasillos, puertas y ventanas y además decidir los colores, materiales y elementos más apropiados a cada estancia de la casa y sus habitantes. Todo ello puede pasar desapercibido para un observador externo que busque elementos u objetos muy “concretos”, el verdadero Feng Shui debe conocerse más por sus efectos que por su apariencia externa, aunque hay hechos sobre las “formas” que son analizados visualmente.
Para realizar un estudio de Feng Shui, el consultor debería al menos usar una brújula de precisión para ubicar las direcciones del espacio, calcular los periodos de construcción y/o reformas más propicios, preguntar sobre las fecha de nacimiento de los habitantes, observar atentamente las formas interiores y exteriores del lugar y con ello elaborar una carta geomantica que incluya observaciones sobre la evolución en el tiempo del espacio y los consejos para su mejor equilibrio.
En la vida moderna actual un estudio de Feng Shui se recomienda que este acompañado de la observación de posibles problemas de contaminación electromagnética, materiales y lectura de las alteraciones en el subsuelo. En última instancia, el consultor ha de observar cualquier elemento de su entorno que sea de interés para la verdadera mejora del hábitat o lugar de trabajo.
¿En qué nos puede ayudar el Feng Shui?
Aumentando nuestra vitalidad, mejorando nuestra salud, nuestras finanzas. Es hecho comprobado científicamente que todo lo que nos rodea influye en nuestro equilibrio psíquico y físico. Todo es energía, por lo tanto, si logramos armonizarla en nuestro entorno, tendremos inevitablemente una mejor calidad de vida.