lunes, 4 de mayo de 2015

Acupuntura para el Herpes Zoster


Las infecciones por virus de la varicela-zoster produce dos entidades clínicas diferentes: la varicela y el herpes zoster.

Cuando el paciente ha padecido esta patología, ésta se queda latente en el organismo y se localiza en los ganglios de las raíces posteriores. Al reactivarse provoca el herpes zoster. Es decir, que las personas que han padecido esta entidad en cualquier etapa de su vida, un alto porcentaje en algún momento de su existencia padecerá herpes zoster y no existe manera de prevenirlo. El mecanismo de reactivación se desconoce.

Esta es una afección esporádica, pero últimamente cada vez más frecuente, aparece a cualquier edad, pero principalmente en adultos, ancianos y en pacientes inmunodeprimidos (que están siendo sometidos a quimioterapia, que atraviesan situaciones de estrés…).

El cuadro clínico del herpes zoster se caracteriza por una erupción vesiculosa unilateral circunscrita a un dermatoma, acompañado frecuentemente de dolor intenso.
Complicaciones

La dificultad más debilitante del herpes zoster, tanto en huéspedes normales como en inmunodeprimidos (pacientes que han recibido trasplantes, terapia con corticoides, irradiación local, terapéutica inmunosupresora...), es el dolor que acompaña a la neuritis aguda y a la neuralgia postherpética.

Ésta última es rara en jóvenes; sin embargo, como mínimo un 60% de enfermos mayores de 50 años se quejarán del dolor en la región afectada. Durante meses e incluso años después de desaparecer, las lesiones cutáneas son frecuentes.
Tratamiento

El tratamiento alopático recurre a la administración de analgésicos, vitaminas, virales…
“He tratado una gran cantidad de pacientes con herpes zoster en su estado agudo, lográndose primero una reducción en su tiempo de evolución y en la magnitud del desarrollo de la erupción vesicular y, en segundo lugar, ninguno de éstos quedó con secuelas de neuralgia, ni alteraciones sensitivas ni visuales”, dice el acupunturista Julio Lara.

“En acupuntura, el tratamiento consiste en insertar agujas alrededor del dermatoma afectado, junto empleo de un electro estimulador en frecuencia alternante y en sesiones diarias durante una semana, 20 minutos cada vez, tiempo suficiente para su total restablecimiento”, concluye el experto.
 
Periódico La Hora (Ecuador)