miércoles, 9 de marzo de 2011

acupuntura para el sindrome de ovario poliquistico


La acupuntura y el ejercicio físico mejoran los niveles hormonales y los patrones de sangrado menstrual de las mujeres con síndrome de ovario poliquístico (SOPQ), según investigadores de la Universidad de Gotemburgo, en Suecia, cuyo estudio se publica en 'American Journal of Physiology-Endocrinology and Metabolism'.

El SOPQ es un desorden frecuente que afecta a más del 10 por ciento de las mujeres en edad fértil. Estas pacientes suelen tener una ovulación y menstruación irregular, con muchos pequeños folículos ováricos inmaduros.
Esto hace que los ovarios produzcan más testosterona, una situación que, a veces, lleva a la aparición de problemas de crecimiento de pelo y de acné. La obesidad, la resistencia a la insulina y las enfermedades cardiovasculares son también corrientes en estas pacientes.
Los investigadores suecos aplicaron acupuntura a un grupo de mujeres con SOPQ,
donde las agujas fueron estimuladas tanto manualmente como una leve carga
eléctrica de baja frecuencia que fue, de alguna forma, similar a un trabajo muscular.
Un segundo grupo practicó ejercicio al menos tres veces a la semana, mientras que un tercer grupo funcionó como control.
Todos recibieron información sobre la importancia de practicar ejercicio de forma regular y consumir una dieta sana.
En concreto, participaron en este estudio 84 mujeres con SOPQ, con edades entre los 18 y los 37 años, que recibieron o acupuntura con agujas estimuladas con electricidad de baja frecuencia, practicaron ejercicio físico o no hicieron o recibieron nada. Tras 16 semanas de seguimiento, la testosterona circulante se redujo un 25 por ciento en las mujeres que recibieron acupuntura.
También se registraron cambios en la frecuencia menstrual y en la concentración de andrógenos, estrógenos, precursores de andrógenos y androsterona glucuronido, hubo cambios en relación con el acné, que se redujo un 32 por ciento en el grupo de la acupuntura, y el hirsutismo.
Tanto las pacientes que recibieron acupuntura como las que practicaron ejercicio mejoraron la frecuencia menstrual y lograron reducir los niveles de varios esteroides sexuales a la semana 16 de estudio, en comparación con las mujeres que no hicieron ni recibieron tratamientos.
Según la profesora Elisabet Stener-Victorin, responsable de este estudio, los resultados muestran que "tanto la acupuntura como el ejercicio reducen los altos niveles de testosterona y les permiten tener una menstruación más regular". "De ambos tratamientos, la acupuntura ha resultado ser el más efectivo", acota.
Aunque el SOPQ es un desorden común, los investigadores no conocen sus causas exactas. "Sin embargo, hemos demostrado recientemente que las mujeres con SOPQ tienen una gran actividad en su sistema nervioso simpático, la parte que no está controlada por la voluntad, y que la acupuntura y el ejercicio regular reduce los niveles de actividad en este sistema, en comparación con el grupo de control, lo que podría explicar los resultados", concluye.



Fuente: Europapress